EU.- Hablando de elecciones

El día 20 de mayo se efectuaron las elecciones en Venezuela.  Cómo era de esperar, ciertas y determinadas figuras de los partidos de oposición venezolana

plantearon no reconocerían los resultados de dichas elecciones. A estos pueden sumarse, el gobierno estadounidense y algunos títeres del Imperio, que en estos momentos ocupan la presidencia de un número de países debido a elecciones amañadas o maniobras de Estados Unidos, que no pueden calificarse como que representan el sentir de sus pueblos.

Uno de los planteamientos que se ha manejado por estas personas, es el nivel de abstencionismo que se puso de manifiesto en las elecciones venezolanas.

Los que esto expresan, se cuidan de mencionar que en las elecciones estadounidenses dejan de votar aproximadamente el 50 por ciento de los que pudieran hacerlo, por

lo que el abstencionismo no es una cualidad exclusiva de las elecciones venezolanas.

Las elecciones se convocan, los electores conocen el día que estas se llevaran a cabo, pero un grupo de estos, por determinadas razones, decide no presentarse ante las urnas.           Esto no ha sido una razón para declarar que las elecciones de un país, digamos Estados Unidos, donde aproximadamente la mitad de la población no participa, carecen de legitimidad, al menos, nunca escuche que alguien esgrima ese argumento.

En cuanto al por ciento de los votos obtenidos por cada candidato, se calcula sobre la base de las personas que votaron, no tomando como base las que tenían derecho al voto.

En las elecciones del año 2012, de los más de 125 millones de personas que votaron, Barack Obama obtuvo 65.9 millones, el 51,9 por ciento.  Su rival, Mitt Romney recibió el voto de   60.9 millones de personas, el 47,2 por ciento.

La contienda electoral del año 2016 tuvo sus propias características, de los  231,5 millones inscritos para votar, solamente votaron 137,0. De los que ejercieron el voto, 62,9 millones  lo hicieron por Donald Trump ,que alcanzó el 45.1 de los votos.  Su contrincante Hillary Clinton obtuvo el 65.9 por ciento de los votos emitidos, que representaron el 48,2 por ciento de estos.

Nadie protestó porque Trump, con tres millones de votos menos que Hillary fuera  nominado presidente. El sistema electoral estadounidense perite que algo como esto suceda.

Venezuela tiene su propio sistema electoral.  Maduro recibió el 67.7 por ciento de los votos emitidos, el contrario que más se acercó recibió el 27.3 por ciento de los votos.

Cada cual en su país cumple con el sistema establecido y nadie puede, caprichosamente, desconocer los resultados electorales siempre y cuando el sufragio se efectúe acorde a las leyes del país.

En el caso de Venezuela, las declaraciones de no reconocimiento están motivadas por seguir las instrucciones del amo imperial.

¡Bochornoso!

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación